LEYENDAS DE LOS PERROS NEGROS O PERROS MALDITOS

Los perros malditos

Se pueden encontrar enormes y terroríficos perros negros, de mirada fiera y brillante, en el bestiario mitológico y folclórico de prácticamente todos los países y culturas. Desde tiempos inmemoriales, las leyendas sobre estos canes infernales han atormentado a mayores y a pequeños, llegando en algunos casos a traspasar la delgada línea del mito para convertirse en contundente realidad. Las víctimas de algunas de estas legendarias bestias, como en el caso de la bestia de Gévaudan, se pueden contar por decenas.

ANTONIO CENIZA ENLACES 4

EL AUTOR: ANTONIO CENIZA

©CENIZA777

perro_negro

Existe una larga tradición sobre los supuestos perros del más allá. En muchos países los llaman “perros del infierno” o simplemente, “canes fantasmales”. Están asociados a criaturas que hacen su aparición siempre en zonas boscosas o escenarios nocturnos donde surgen envueltos entre tinieblas, difuminados casi en el ambiente pero evidenciando una llamativa musculatura y unos ojos brillantes.

Pueden preceder a una muerte, e incluso estar unidos a zonas en las cuales ocurrieron muertes o desastres en el pasado, nunca queda claro. Pero es tan larga su tradición que incluso Arthur Conan Doyle lo utilizó como motivo para uno de sus cuentos más famosos: “El sabueso de los Baskerville”. La historia, ambientada en Dartmoor, estaba basada en un tal Richard Cabell a la vez que en una leyenda local sobre un perro fantasmal, concretamente en la zona de Cromer. Ahí donde, según dicen, aún anda un animal singular que transita los caminos existentes entre Overstrand en el este, y East Runton en el oeste.

Aunque, éstas, no son las únicas historias existentes al respecto del los perros negros del infierno…

Perros del más allá, apariciones sobrecogedoras

Son muchos los testimonios que explican que han tenido experiencias bastante sobrecogedoras al encontrarse con este tipo de animales en medio de la noche por carreteras secundarias o incluso por caminos poco transitados. Obviamente encontrarse con perros perdidos es algo tan habitual como lamentable a su vez, animales que vagan perdidos en su triste abandono, sin rumbo fijo. Pero lo que no es tan común es la percepción de todos esos testigos, que afirman poder diferenciarlos de los perros normales, ya que los “canes fantasmales” aparecen de la nada, envueltos en niebla y mirándonos de modo desafiante con sus miradas sobrenaturales. Breves encuentros cargados por una extraña incomodidad y un profundo terror.

la-leyenda-de-los-perros-negros-1024x612

Hay quien los asocia al demonio. La tradición viene desde muy atrás, desde la más clásica mitología que nos hablaba ya del gran Cancerbero. Esa criatura de tres cabezas que guardaba la puerta del infierno. Recordemos también películas como “La profecía” y ese perro negro tan fiel que cuidaba de Damien, es decir, del que supuestamente era la reencarnación del mismísimo Diablo. Según testimonios relatados, la aparición de estos animales suele ocurrir durante las tormentas eléctricas, en vías secundarias o muy antiguas, en cruces de carretera, cementerios, e incluso en yacimientos prehistóricos. Lo que algunos consideran que son en realidad “portales al más allá”.

Viejas leyendas sobre los perros negros del infierno

En algunas zonas de Escocia, los perros negros carecen de simbología siniestra. Al contrario, son guardianes de tesoros, de hecho se cree que uno de ellos custodia un tesoro enterrado bajo una piedra cerca Murthley en Perthshire. El folclore celta, por su parte, habla de los perros negros o los sabuesos espectrales, como seres que pueden cambiar de forma y transformarse en hombres a voluntad propia.

Los galeses, por su parte, los llaman Cŵn Annwn, los sabuesos del infierno; mientras que los nórdicos tienen a su vez una denominación también especial, son los llamados Garmr, perros guardianes de esos límites que separan el mundo de los vivos del de los muertos, y más aún… del mismísimo infierno. Historias diferentes pero todas ellas hilando un origen común: el de las apariciones de esos perros oscuros capaces de infundirnos un auténtico pavor.

hound_of_the_baskervilles_ii_by_msgolightly-d38uddh_660x330

Perros negros fantasmas

Estas criaturas forman parte del folclore de casi todos los condados ingleses y Bélgica cuenta con su propia versión. A pesar de que existen variantes regionales, la mayoría de los perros negros tienen el tamaño de terneros, sus ojos rojos son grandes como paltos y destacan por su pelaje enmarañado. Hacen su aparición en vías antiguas, cruces de caminos, cementerios y horcas, que son lugares asociados a supersticiones y acontecimientos misteriosos.

Se dice que durante las tormentas eléctricas aparecen algunos perros negros. Una veleta de Bungay Market, en Suffolk, muestra la imagen de un perro negro conocido como Black Shuck, y un rayo. El domingo 4 de agosto de 1577, cuando la iglesia de Santa María se encontraba rebosante de feligreses, una terrible tormenta sacudió el edificio. De pronto un enorme perro negro iluminado por descargas eléctricas hizo su aparición en la iglesia y atacó con sus garras y dientes a un gran número de personas. La mayoría de los testigos consideró que la bestia era un demonio, un emisario del diablo.

Barghest y Mauthe

En algunas poblaciones se cree que los perros negros auguran la muerte. Una de estas criaturas, llamada Barghest, aparece en localidades del norte de Inglaterra, en especial en Yorkshire. Se creía que quienes veían al animal con claridad morirían poco después, mientras que quienes sólo lo avistaban de lejos vivirían unos meses más antes de sucumbir.

Una criatura similar, llamada perro Mauthe, suele aparecer en el cuartel del castillo de Peel, en la isla de Man. Para probar su valentía, un soldado ebrio entró en una ocasión en el cuartel a solas, pero perdió el habla y murió tres días después.

Kludde

El perro negro belga se llama Kludde. A pesar de que suele tener el aspecto de un perro gigantesco, también se manifiesta como un gato, una rana, un murciélago o un caballo. En todas sus formas puede ser identificado por las cadenas que se arrastran por el suelo y por la llama azul que brilla alrededor de su cabeza. El Kludde salta sobre la espalda de los viajeros y los ataca con sus dientes y garras.

Cerbero

Cerbero, mítico ancestro de los perros negros del folclore europeo, es un monstruoso demonio que custodia la puerta del infierno en la mitología griega, asegurándose de que ninguna persona viva pueda acceder al mismo a la vez que guarda de que ningún espíritu consiga escapar.

Bestia de Gévaudan

Algunas leyendas sobre perros negros se basan en acontecimientos reales. Entre 1764 y 1767, una misteriosa criatura similar a un lobo supuestamente atacó y mató a entre sesenta y cien personas en la zona del centro-sur francés. Llamada bestia de Gévaudan, la criatura era tan grande como una vaca, y tenía el pecho amplio, una cola larga terminada en un mechón de pelo, orejas grandes y puntiagudas y una boca enorme con colmillos salientes. Los habitantes de la zona creían que se trataba de un hombre lobo o una hechicera que había adoptado la forma de un monstruo para alimentarse de carne humana.

.

El método de ataque de la bestia resultaba particularmente atemorizante. Solía centrarse en la cabeza de su víctima, que aplastaba o arrancaba. También parecía preferir presas humanas, en particular mujeres y niños, en lugar de animales de granja. A pesar de que el rey francés Luis XV envió a sus mejores cazadores de lobos a perseguir al animal, la bestia fue finalmente derrotada por un cazador de la zona, Jean Chastel, quien aseguró haber rezado y leído la Biblia antes de su triunfo.

(En realidad existen muchas contradicciones sobre esta historia, que prometo tratar algún día de forma más extensa y detallada)

hound_of_the_baskervilles_ii_by_msgolightly-d38uddh_660x330

Otras leyendas:

Sería imposible recopilar las numerosas y extensas leyendas sobre los perros negros o sus variantes, como el Striker, el Padfoot o el Hooter, así que tan solo os dejo un par de ellas, a los más curiosos e interesados seguro que no les cuesta mucho encontrar un buen número de ellas en la red.

El perro negro de El Escorial y las Puertas del Infierno

Según la leyenda, durante la construcción del monasterio de San Lorenzo de El Escorial,(Madrid) un misterioso perro negro aterrorizaba a los obreros por las noches, obstaculizando las obras. Quizás el perro infernal protegía el lugar, pues se ha atribuido a El Escorial el ser una de las puertas del Infierno que se extienden por el mundo (otra de las cuales es la ciudad italiana de Turín); ésta fue una de las razones por las que Felipe II mandó construir el monasterio en este lugar: para mantener cerrada dicha puerta.

El perro fue encontrado y se ordenó que se le ahorcase en una de las torres del monasterio, donde permaneció mucho tiempo.

Cuando Felipe II regresó definitivamente a El Escorial para morir, desde su lecho de muerte (acompañado de multitud de reliquias de santos), siguió oyendo los ladridos de ese perro infernal, que ya había sido sacrificado hacía años.

El cadejo

Un cadejo es un animal legendario de la región mesoamericana extendida entre las zonas rurales e incluso urbanas de Centroamérica. Se dice que es un mítico perro (o dos perros) que generalmente se le aparece a quienes deambulan a altas horas de la noche y al cual se le atribuyen poderes misteriosos.

Representación de Cadejo.Las diferentes versiones de la leyenda en centroamérica describen a un cadejo blanco y uno negro (generalmente benigno y maligno respectivamente), o simplemente un solo cadejo negro (generalmente beningo). La leyenda del Cadejo es el vestigio de una antigua creencia que supone que todo humano posee un animal de compañía. Este mítico animal es el doble del hombre, de tal manera que la enfermedad o la muerte del primero conllevan la enfermedad o la muerte del segundo. En la actualidad, se puede establecer comparaciones de lo anterior con el pensamiento cristiano, que expresa que el hombre tiene un ángel guardián que lo protege de los peligros. La creencia supone la existencia de un animal compañero para cada hombre. Ese animal es el Cadejo blanco. También este personaje tiene su resonancia precolombina maya en un espectro bienechor guardián de los caminos.

Dicho animal acompaña al hombre en todos sus viajes solitarios por la noche; y en la versión de dos cadejos, el blanco lo protege y lo defiende contra los malos espíritus encarnados en El Cadejo negro, color tenebroso que simboliza la muerte, o sea, el mal en todas sus manifestaciones.

LEYENDA DE LOS PERROS NEGROS ARGENTINA

Hacia el Malargüe, cercano al Pozo de las Ánimas se encuentra el “Puesto de los Perros Negros”, habitado por gentes de siempre… Como la mayoría de los puestos de la pre cordillera andina. Pero, ¿por qué “Perros Negros”? Los que saben, afirman que en un puesto, cualquiera que sea, deben criarse perros negros, pues ellos contrarrestan los maleficios del Diablo y sus secuaces.

Se cree que esta leyenda nació luego de que un extraño suceso hiciese rondar por los alrededores de aquél puesto a un enorme perro negro. Hace muchos años atrás, un alud de la montaña cayó sobre aquél puesto. Cuando los vecinos intentaron rescatar a sus moradores, no encontraron rastro de ellos… Más que un tierno cachorro de pelo negro y brillante como la noche estrellada. En ese momento nadie le prestó atención, atareados como se encontraban por hallar las víctimas. Nada se encontró, nada se recuperó; y del perro nadie volvió a acordarse ni se supo de él.

4430306396_722d2a931b_o_660x330

Meses después, otro puesto se levantó en un lugar cercano. Todo iba bien, hasta que un rayo inició un incendio. La familia logró dejar las habitaciones en forma íntegra, a excepción del hijo menor, que en ese momento contaba con dos años de vida. Los padres se hallaban desesperados y clamaban a los gritos por ayuda. De la nada, surgió el perro negro, quien penetró en la vivienda, y arrastró al pequeño afuera, sosteniéndolo cariñosamente entre sus fauces.

Luego, desapareció…

Desde entonces, circula entre los paisanos la creencia de que es buena suerte tenerlos al lado… Y muchas son las pruebas que los puesteros aportan para afirmar sus opiniones. Cuando la nieve corta el sendero, hay que dejar que el perro negro elija el camino. Seguramente lo llevará a un destino donde encontrará abrigo, leña y comida.

Si un animal se pierde en la sierra, si no encuentra el rastro del piño porque se ha desperdigado, deje que el perro negro se encargue, ya del animal extraviado, ya del piño diseminado. Seguramente a las pocas horas volverá con la oveja descarriada o para que siga al lugar en el que puede encontrar su hacienda.

Al lado del caballo, el perro negro aporta sabiduría, pues le indica el mejor camino, el más seguro, el que no tiene cuevas infames que pueden quebrarle una pata al caballo. Su ladrido se escucha a lo lejos para advertir el peligro.

En las vegas hermosas de la sierra andina, el perro negro le pinta hermosas motas al paisaje agreste pero encantador. Es un habitante más de la bella Mendoza, provincia de la República Argentina.

EL URCO GALLEGO:

El urco era un animal fantástico, especie de can negro, de grandes proporciones, con cuernos y orejas grandes, cuya presencia cerca de alguien era presagio de mal aguero.Según la mitología popular habitaba en las orillas del río Lérez, en un paraje tenebroso llamado en gallego”borrón”. La leyenda del urco dió origen en los años 1877 y 1878 a la celebración de las fiestas del Entroido (Carnaval) en nonor del fatídico monstruo. En Asturias existia también la creencia del urco, ya que el mitólogo asturiano Cabal decia:” en tiempos antiguos se debió llamar herco todo lo que llegaba a nosotros como aviso de la tumba. Huerco la sombra del futuro muerto, el ataúd en que se metía; huerco, el perro que aullaba por la noche… y huerco, todo animal agorero de igual significado”.

img_0782

Se trata de un animal fantástico que suele adoptar la forma de un enorme perro negro o blanco con cuernos y orejas largas que sale del mar arrastrando cadenas. Su presencia, como la de muchas otras figuras fantásticas parecidas, es considerada un mal augurio, anunciador de la muerte. En Pontevedra, la leyenda del Urco se incluyó entre las celebraciones del Entroido (Carnaval gallego). A partir de 1876, se comenzó a honrarse a este monstruo, bajo la forma de un enorme y feroz perro capaz de tragarse de un solo mordisco veinte sacos de calderilla con la misma facilidad con que un burro se traga dos granos de cebada. Según cuenta la mitología gallega, este animal habitaría en Borrón, un lugar lleno de niebla y tenebroso perteneciente al Alén, de ahí la comparación que algunas veces se hace entre él y el Cerbero, guardián del Tártaro.

El Urco es un animal difícil de ver, y mucho menos en los tiempos actuales, en los que las aldeas van quedando vacías y la gente se amontona en las ciudades. Pero aseguran que el Urco todavía existe, y en la actualidad vive en las orillas de ríos y cerca del mar, siempre buscando lugares escondidos entre las rocas y desde donde poder lanzar un ataque prácticamente sin ser vistos.

Su presencia sólo es delatada por lo inconfundible de su aullido. Un aullido fuerte y lastimoso que al ser escuchado, hiela la sangre y estremece el cuerpo de la más valiente y osada persona, contagiándola de un ataque de pavor sin precedentes, como si le atravesasen el pecho con un cuchillo de enormes dimensiones…

Dicen que el aullido del Urco está relacionado con el presagio de un mal muy próximo, y de algún modo debe de ser así, pues siempre que el lamentoso aullido fue escuchado en alguna ciudad o pueblo, pronto ocurrió una desgracia en la zona, alguna o varias personas murieron sin saberse ni cómo ni por qué, pues aparentemente el suceso no tenia explicación posible…

Algunas personas relacionan el Urco gallego con el actualmente mal llamado Chupa cabras en países de Sudamérica. Lo cierto es que hay quien habla de la existencia de un relato escrito que habla de un emigrante Gallego. Este, estando de vacaciones en su tierra natal, encontró en el monte unos cachorros de perro y los recogió por lastima al escuchar sus débiles y apenados aullidos, llevándoselos con él en su regreso al Perú, donde estos crecieron y acabaron con la vida del emigrante y de toda su familia.

Lo que sí es cierto, es que la mitología gallega está llena de leyendas que hablan de los Urcos, de sus ataque a rebaños enteros de ganado, de ataque a niños pequeños que jugaban tranquilamente en las puertas de sus casas o a orillas de los ríos, ataque en los cuales se llevan a los niños gracias al gran tamaño y fuerza física de lo canes. Pero sobre todo, los Urcos se relacionan con la muerte y con el aviso premonitorio de que una gran desgracia está próxima de aquellos que escuchen su apenado y penetrante aullido.

Urco aparece sólo de noche y prefiere las noches cerradas, con aguacero, aunque hay quien afirma que cuando el cielo está estrellado o hay luna también anda de peregrinación. Anuncia muerte o desgracia. Ante la casa que se detiene, es raro que al amanecer no haya llanto, queja o maldiciones por tanto infortunio de repente : esa noche se murió el patriarca, tuvo un accidente mortal la hermana mayor o apareció sin voz y ciego el niño más pequeño de la casa.

La Hemeroteca Pagana con Laura Lleonart. EN MI SECCIÓN LEYENDAS Y MISTERIOS CON ANTONIO CENIZA OS HABLO DE: LEYENDAS DE PERROS NEGROS O MALDITOS, DIP EL PERRO VAMPIRO, minuto:1:34:53

PINCHAR ENLACES DE ABAJO PARA ESCUCHAR O DESCARGAR EN LAS DIFERENTES PLATAFORMAS DE PODCASTS:

1-IVOOX:

https://go.ivoox.com/rf/56502450

2-ITUNES:

https://podcasts.apple.com/es/podcast/la-hemeroteca-pagana-con-laura-lleonart/id1516420373?i=1000491302383

3-SPREAKER:

https://www.spreaker.com/user/12556503/915-mixdown

4-SPOTIFY:

Descripción de La Hemeroteca Pagana con Laura Lleonart

https://sobreleyendas.com/

https://www.elpensante.com/

https://www.taringa.net/

https://supercurioso.com/

https://www.mundoperros.es/

https://www.petdarling.com/