LEYENDA DE LAS DOS ERMITAS SEPARADAS POR UN MANOTAZO DE DIOS, LEYENDA DE XÁTIVA (VALENCIA)

El pam de Déu, la leyenda setabense que cuenta como Dios separó dos ermitas de un palmotazo. 

30715862_1518120538316875_3480652749492715520_o

(FOTO SUPERIOR: mural, realizado por el artista setabense Toni Espinar -tras el encargo del Ayuntamiento de Xàtiva-, y hace referencia a la leyenda del ‘Pam de Déu’, que ha sido transmitida de manera oral con el paso del tiempo)

 

La leyenda cuenta que antes dos lugares estaban unidos, pero algo divino ocurrió y se separaron.

Si algún día vas de paseo a Xátiva, Valencia, entonces no puedes dejar de visitar la ermita de Santa Anna y la de la Virgen del Puig,  pues a pesar de los años siguen guardando una historia y una leyenda que las convierte en un curioso atractivo turístico. Se dice que están tocadas por la mano de Dios. ¿Será?

Los habitantes de Xátiva cuentan a todos los turistas la leyenda que las dos ermitas durante un tiempo se encontraban juntas en lo alto de una colina. Pero sus moradores no se llevaban muy bien entre ellos ya que no dejaban de pelearse entre sí hasta el punto de que, según la tradición, los vecinos no conocían momento alguno de descanso por lo que pidieron la intervención divina, pues ya nada podían hacer.

Según una leyenda de Xàtiva, Dios pegó un manotazo para separar dos ermitas de la localidad. En la ciudad valenciana de Xàtiva, o al menos es lo que cuenta una vieja leyenda local, los 4,4 kilómetros en línea recta que separan las ermitas de la Virgen del Puig (del siglo XIV) y de Santa Anna (siglo XVI) son conocidos en la zona como ‘el palmo de Dios’, puesto que la tradición cuenta que fueron separadas por un manotazo del creador después de que los vecinos protestaran por las continuas peleas de quienes en ellas habitaban.

Rodrigo de Borja, quien llegaría a ocupar el trono de Pedro con el nombre de Alejandro VI tal vez estuviera predestinado a ser Papa de la Iglesia católica. Su figura está vinculada a una leyenda de Xàtiva que narra una intervención divina destinada a dar tranquilidad a sus convecinos. Años antes de convertirse en Sumo Pontífice fue el promotor de la construcción de la ermita de Santa Anna, en las afueras de Xàtiva. Este pequeño santuario es, junto con la ermita de La Virgen del Puig, protagonista de una leyenda local que permite conocer cuánto mide la palma de la mano de Dios: 4,4 kilómetros.

Según la tradición setabense, las dos ermitas estaban originariamente situadas en un alto una junto a la otra. Estaban habitadas por sendos eremitas. Sin embargo, lejos de dedicarse a la contemplación y el rezo en silencio, como cabría esperar de ellos, las ermitañas no dejaban de pelear una con la otra. Era tal el escándalo que provocaban que los vecinos no conocían momento alguno de descanso, por lo que pidieron la intervención divina. Y ésta, siempre siguiendo la leyenda, se produjo.

Se cuenta que Dios en persona pegó un manotazo entre ambas construcciones, y que fue tal el golpe que ambas se desplazaron para estar alejada una de la otra. Los 4,4 kilómetros en línea recta que separan (desde entonces, según la leyenda) las ermitas de Santa Anna y de la Virgen del Puig son la longitud de la mano extendida del creador, o al menos eso cuenta la tradición setabense.

(EN EL VIDEO SE APRECIAN LAS DOS ERMITAS Y LA DISTANCIA)

 

La ermita de Santa Anna se alza, a 334 metros de altitud, sobre un cerro desde el que se divisa una gran vista de toda la comarca. Se construyó entre 1453 y 1456 por iniciativa de Rodrigo de Borja, que llegaría a ser Papa con el nombre de Alejandro VI, y está catalogada como Monumento Histórico-Artístico de carácter provincial.

Es un edificio rectangular, que permaneció muchos años abandonado, con muros de piedra reforzados por contrafuertes y sillares. La puerta es de arco de medio punto y da acceso a una nave cuyas bóvedas son de estilo gótico y conservan los escudos de los Borja.

(FOTOS SUPERIORES, ERMITA DE SANTA ANNA, XÁTIVA)

 

 

El otro punto que marca un extremo del palmo de Dios, la ermita de la Virgen del Puig, no presenta un estado de conservación tan bueno como del de Santa Anna. que fue construida en el siglo XVI.

Fue reconstruida en 1875 y nuevamente a principios del siglo XX. Actualmente, se halla en proceso de restauración. Originariamente fue levantada a en el siglo XVI y se alza a 307 metros de altitud sobre un cerro. También desde aquí es posible disfrutar de una magnífica panorámica de la zona.

Lo más destacable es que en su interior todavía hoy se conservan representaciones de la Anunciación, así como los escudos del Reino y de Xátiva.

(FOTOS SUPERIORES. ERMITA DE LA VIRGEN DEL PUIG)

 

FDO: ANTONIO CENIZA

MI FIRMA

FUENTES:

https://www.chispa.tv/

http://valenciabonita.es/

http://sendasyleyendas.com/

http://www.ermitascomunidadvalenciana.com/

http://www.inoutviajes.com/