LEYENDA DE LA SOMBRA DE ATXULAR

Sin duda que habéis oído hablar de Zugarramurdi, el pueblecico pirenaico del valle del Baztán en Navarra. Fueron famosas sus cuevas porque en ellas tuvieron lugar los más famosos aquelarres de la brujería del Pirineo y hasta hubo varios procesos contra las brujas que allí se reunían y actuaban. Pero las leyendas nos cuentan más cosas sobre Zugarramurdi.

photo_2020-01-27_07-55-54

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL AUTOR: ANTONIO CENIZA

©CENIZA777

IMG_1148

 

Una de ellas que quiero contaros está relacionada con un famoso sacerdote y escritor navarro que vivió entre los siglos XVI y XVII y fue párroco del puebleci­llo de Sara. Se llamaba Atxular.

etsai

Dice esta leyenda que el diablo Etsai organizó un curso de brujería y curanderismo, precisamente en una cueva de Zugarramurdi. Debieron acudir bastantes apren­dices de brujos. Nos han llegado algunos nombres: don Juan, Ondarrabio, Arruit, el Atxular de nuestra historia y otros más. El precio que ponía el catedrático sería que uno de los discípulos entregaría su alma al demonio.

ATXULARATEA (12)

Se echaron suertes y precisamente le tocó ser víctima a un hermano de Atxular que tuvo compasión de su hermano y pensando que él se arreglaría mejor para escapar de las garras de Etsai se ofreció a entregar él su alma en vez de su hermano. El diablo aceptó ya que le parecía más aprovechable por su inteligencia.

ATXULARATEA (3)

Pero le impuso un trabajo interminable: tenía que trasvasar toda el agua de un estanque grandísimo con una caldera cuyo fondo era una criba. Ni qué decir tiene que cada vez que pozaleaba con la caldera se le escurría toda y solamente conseguía sacar algunas gotas. No terminaría nunca.

14320004

Además, estaba obligado a contestar “aquí estoy” (emen nago), cada vez que el diablo desde otra estancia le preguntaba “Atxular, nun haiz?” (Atxular, ¿dónde estás?) cosa que hacía a cada momento.

Atxular estudió su situación y como en principio lo más importante era escapar del control del diablo se entretuvo unos días en enseñarle a hablar a la boina. Como era muy habilidoso no le resultó difícil que aprendiese a contestar “aquí estoy” cada vez que Etsai le preguntaba a su dueño.

11920803

Un día, en un descuido del diablo que en aquel momento se encontraba en otra habitación de la cueva, se dirigió presuroso a la salida y pudo evadirse corrien­do, justo en el momento en que se acercaba Etsai que al verlo en el umbral le lanzó un garfio de hierro. Pero era tarde: sólo alcanzó el talón y la sombra de su prisionero porque era lo único que en aquel instante estaba todavía en su jurisdicción.

2659453

Atxular, pues, pudo huir, aunque, eso sí, sin el talón izquierdo y sin su sombra. Pero ya era libre. Y por el miedo que había pasado sirviendo al diablo decidió dedicarse al servicio de Dios y se marchó al seminario. Cuando salió de él, ordenado de sacerdote, le destinaron a la parroquia de Sara, como ya hemos dicho.

etsai azkena

El diablo se sentía desgraciado por haber perdido el control de su antiguo servidor. Le parecía poco tener sólo el talón y la sombra del cura y se las ingenió como él sólo sabe para tenderle una trampa. La ocasión le llegó ni pintiparada, al cabo de algunas semanas:

Un día vio a un aldeano que muy desasosegado parecía buscar algo por cerca de las cuevas de Zugarra­murdi. Se hizo el encontradizo con él. Para eso se disfrazó primero de caballero y se acercó a él con un paquete en la mano:

-Pareces muy preocupado. ¿Es que se te ha per­dido algo?

-Sí, señor: no puedo encontrar mis vacas por ningún sitio.

Yo te indicaré dónde están tus vacas para que puedas recuperarlas, pero a cambio tendrás que hacerme un favor.

-Sí, señor. Me gusta hacer favores siempre que puedo y lo haré muy gustoso. Y tanto más si vuelvo a encontrar mis vacas.

-Pues, mira, es muy sencillo. No tienes más que llevar este paquete que tengo aquí al cura de Sara.

Axular

El se lo prometió. Cogió el paquete que le entrega­ba y al momento encontró las vacas extraviadas. La verdad es que se quedó muy impresionado y hasta pensó si sería cosa del diablo, pero ¿cómo iba a ser algo malo si andaba un cura por medio?

6

Se dirigió, pues, a Sara. El párroco le preguntó de parte de quién venía y él le explicó el encuentro con el caballero, la conversación que había tenido, lo de las vacas, en fin todas las circunstancias.

Atxular, que era muy largo, algo debió olerse cuando abrió el paquete. En él había una caja con un obsequio: unos ceñidores rojos de seda de los que usaban antiguamente los campesinos. Entonces le dijo al aldeano que cogiese los ceñidores de la caja y que los enrollase alrededor de un árbol que allí había. El hombre lo hizo, pero nada más atarlos el árbol se partió de cuajo y se vino al suelo. De esta manera pudo escapar el cura de las malas artes del diablo.

Atxular tenía poder, como antiguamente casi todos los curas, para exconjurar las tormentas. Cuando se presentaba una tronada ellos iban al “exconjuradero” y con un libro en latín que tenían y el hisopo con agua bendita las hacían desaparecer sin que apedreasen en el lugar. Pero él empleaba además artes mágicas.

Por ejemplo, un día que estaba el cielo calmizo le dijo al ama:

-En cuanto veas que asoma una nube por Larru­ne, me avisas.

Luego apareció una nubecilla insignificante sobre aquella montaña y el ama acudió corriendo a comunicár­selo al cura. El marchó al llano de Buluntegui, pero con las prisas se había olvidado coger el libro y el agua bendita. Cuando llegaba allí ya estaba encima la tormen­ta y empezaba a granizar. Entonces Atxular sacudió fuerte un pierna y lanzó al aire su zapato. Este desapa­reció, pero también la tormenta escapó y el pedrisco no cayó en los trigales de Sara.

Iban pasando los años. Atxular se iba haciendo viejo y quería hacerlo en la paz de Dios. Tenía pánico de morir sin su sombra porque su alma podía estar en ella, y la sombra seguía en poder de Etsai.

5

Únicamente cuando celebraba la santa misa, en el momento de la Consagración le volvía la sombra. Era solamente un momento, porque luego, terminada la consagración volvía a desaparecer. Por eso el pobre cura deseaba morir en ese momento. Una mañana, cuando se disponía a celebrar le dijo al sacristán:

-Mira: cuando esté diciendo misa, en el instante de la consagración, mátame.

-¿Cómo ha pensado que puedo hacerle eso, se­ñor?

-Tienes que hacerlo, pues únicamente así puedo salvarme.

-Yo no puedo hacerlo, señor cura. Busque otro para eso.

-Mátame, por favor; de lo contrario nunca podré entrar en la gloria eterna.

-Bueno, si es así, lo mataré.

Sin embargo el sacristán no tuvo valor para matar­lo ni el primer día ni el siguiente. Al final, ante los ruegos insistentes de Atxular, durante la consagración del tercer día, lo mató. Y de esta manera el cura de Sara pudo salvar su alma que había pertenecido al diablo.

Una vez muerto se vio que le habían sido devueltos su talón y su sombra.

FDO: ANTONIO CENIZA

photo_2020-01-27_07-56-02
mi-firma
photo_2019-11-15_11-27-24
 
 
 
 
 
 
PÁGINA WEB: ANTONIO CENIZA
photo_2020-01-21_22-22-10
PÁGINA WEB: MISTERIOS GALICIA G.I.M.G (GRUPO DE INVESTIGACIÓN)
74584423_2672196189506422_8818045042439487488_o
PÁGINA FACEBOOK: MISTERIOS GALICIA G.I.M.G (GRUPO DE INVESTIGACIÓN)
PÁGINA FACEBOOK: MISTERIOS DE LAS NOCHES GALLEGAS PODCAST RADIO
photo_2019-11-15_19-27-45
PÁGINA FACEBOOK
BRUJERÍA.PARANORMAL.INVESTIGACIONES.MAR. B.P.I.M. 
photo_2019-11-15_11-28-23
PÁGINA FACEBOOK
MISTERIOS , LEYENDAS DE GALICIAY ASTURIAS
PÁGINA FACEBOOK: LEYENDAS DEL MUNDO CENIZA:
PÁGINA FACEBOOK: LOBO BLANCO, MANU GENZOR FOTOGRAFÍA
PÁGINA FACEBOOK: EL MUNDO DEL MISTERIO (G.I.M.G)
photo_2019-11-15_19-29-32
BLOG MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS:
photo_2019-11-15_11-28-43
BLOG: LEYENDAS DEL MUNDO CENIZA
photo_2020-01-22_09-39-11
BLOG BRUJERÍA PARANORMAL INVESTIGACIONES MAR
photo_2019-11-15_11-28-23
GRUPO DE FACEBOOK: MISTERIOS Y LEYENDAS 777:
photo_2019-11-15_11-28-04
GRUPO FACEBOOK: MARIN&MARIN INVESTIGACIONES Y LEYENDAS:
photo_2019-11-15_11-28-08
GRUPO FACEBOOK: VIVENCIAS DEL MAS ALLÁ MAR:
photo_2019-11-15_11-28-12
GRUPO DE FACEBOOK: LEYENDAS MISTERIOS Y VIVENCIAS DEL MÁS ALLÁ:
photo_2019-11-15_11-28-18
GRUPO FACEBOOK: EL MUNDO DEL MISTERIO – G I M G
77287248_157239765662025_4409008422989594624_n
BLOG DE ANTONIO CENIZA:

https://elviejoalmacendelibros.blogspot.com/

http://tiocarlosproducciones02.blogspot.com/

 

LA LEYENDA DEL ANETO (LEYENDAS DE LOS PIRINEOS III)

Todos saben que el Aneto es el pico más alto de los Pirineos. El techo. Y todos saben también que, con ser el más alto, jamás se le ve. Siempre tienes otro pico delante que lo hurta de la vista. Pero hay pocos que conocen su historia y que todo se debe a una especie de maldición.

Cima_aneto-01

Los libros no nos lo cuentan. Es necesario hablar con las personas mayores del valle de Benasque para enterarse con pelos y señales. Lo que no saben con toda seguridad, se lo inventan, que para eso está la imagina­ción. Ellos sí, están en el secreto. Para que no tengaís que indagar vosotros recojo aquí la leyenda del Aneto.

Cuando se apagaron las últimas ascuas del Pirineo en la inmensa hoguera que la diosa Pirene había encen­dido, todo empezó de nuevo poco a poco a llenarse de alegría. Primero las nieves lo cubrieron todo y luego, al deshilacharse durante la primavera en miles de riachuelos, fueron remansándose en los ibones, empapando los prados y los bosques fueron creciendo de nuevo.

maladeta3

Las flores de nieve volvieron a tachonar nuestras tascas; los sarrios reanudaron sus ágiles saltos y carreras por las breñas; las águilas y quebrantahuesos volvieron a dominar los riscos y los cielos; las ardillas, las mari­posas, todos los animalillos del bosque animaron su vida; y los hombres, por fin, comenzaron a levantar sus pueblecitos en los valles. El Pirineo se convirtió en el precioso jardín que ahora conocemos.

Y, pronto también, los gigantes se prendaron de ese parque, único en el mundo y quisieron adueñarse de él.

Los antiguos griegos nos hablaron ya de la lucha titánica de los gigantes con los dioses. Los gigantes, según los poetas helenos, colocaban montaña sobre montaña para desalojar a los dioses del Olimpo, mane­jaban los grandes árboles que encendían para convertir­los en antorchas y los blandían amenazadores contra el cielo para provocar el pánico de hombres y dioses.

Y siguen diciendo, curiosamente, las leyendas, que los dioses jamás podrían con los gigantes si no se incor­poraba a la lucha contra ellos algún mortal, pues así lo habían anunciado los oráculos.

Fueron los dioses al final los vencedores y aquella raza terrible y maldita de los gigantes desapareció de la tierra. Pero parece que fue sólo aparentemente. Algunos de ellos se escondieron de los dioses y las gentes. Entre los terribles gigantones que se agazaparon entre las montañas el más perverso de todos era Netú. Vivía oculto entre los recovecos más escondidos. Era pastor y todo lo quería para sus ganados y cualquier persona que se cruzaba en su camino era inmediatamente presa de sus furores.

cyclops

Netú era especialmente cruel. ¡Ay del que se acer­case demasiado! Aparecía repentinamente, se lo tragaba y jamás se volvía a saber nada de él. ¡Qué de hombres desaparecidos de la misma manera! A veces devolvía alguno en la morrena de sus glaciares, momificado y resultaba que había desaparecido ochenta años antes. Pero era pocas veces. Los benasqueses sabían que el hombre que no volvía al día siguiente, ya no volvía nunca.

15982_5

Netú, altivo, siempre enfadado parecía disfrutar haciendo daño a todos los que se ponían a su alcance. Era, pues, el terror de toda la montaña.

Y cuenta la leyenda que cierto día apareció en el valle un peregrino.

Nadie sabía de dónde venía ni a dónde se dirigía. Había estado viviendo casi de limosna por los pueblos vecinos, trabajando en lo que le pedían a cambio de la comida. Con muy poco tenía bastante y nunca se le oyó protestar si era pequeña la recompensa de su trabajo.

Al atardecer todos los días jugaba con los niños y les contaba historias preciosas. Pronto se ganó el afecto de la buenas gentes que querían retenerlo para siempre entre ellos. Pero él, cuando veía que la alegría y la concordia había llegado a un lugar, se marchaba a otro, como si toda su tarea fuera sembrar la paz.

PEREGRINO

Cuando sus amigos supieron que quería atravesar las montañas quisieron quitarle la idea de la cabeza porque forzosamente tenía que cruzar los dominios del terrible Netú.

El los tranquilizó. Nunca se había peleado con nadie y esta vez tampoco iba a dar motivo alguno al cruel gigante para merecer su castigo. Y una mañana, cogió su bordón de peregrino y marchó hacia el norte con intención de cruzar el Pirineo.

Era un verano abrasador y mientras caminó por la orilla del río Ésera no tuvo problemas para refrescarse. Lo malo fue cuando abandonó el valle y empezó a ganar altura.

Las torrenteras acusaban el estiaje y no disponían más que de un hilillo de agua. También la sobria alforja que le habían preparado en el pueblo se le fue vaciando y al tercer día ya no tenía nada para llevarse a la boca. Pero él continuó caminando.

Sudoroso y casi agotado vio a lo lejos un valleci­to en el que parecía pastar un numeroso rebaño. Pensó, con razón, que al menos allí habría agua para beber y además podría trabajar para los pastores a cambio de un corrusco de pan y un trozo de queso. Hacia allá, pues, se dirigió.

14179_4

La marcha le resultó dura. Las distancias engañan mucho en la montaña: parece que puedes tocar un monte con la mano y resulta que faltan horas y horas para llegar a él.

Completamente extenuado alcanzó el vallecico al atardecer. Se había puesto el sol y le resultó menos tra­bajoso el andar aunque todas las fuentecillas que encon­tró estaban secas.

Por fin llegó hasta el rebaño. Calculó que por la hora pronto aparecerían los pastores ya que ninguno se veía por allí.

Y de repente se encontró frente a un gigantón, apa­recido no se sabía por dónde. Iba sucio, astroso, con barba de muchos días y cara de muy pocos amigos.

Sin ningún temor el peregrino se acercó a él para pedirle agua.

Netú (pues se trataba de él), poco dispuesto como siempre a hacer favores, desde su orgullo altivo, se la negó:

-No tengo agua para tí. Sólo para mis rebaños. Y date por satisfecho con que te deje marchar vivo. Ni siquiera sé por qué lo hago.

El peregrino, con voz tranquila, le repondió:

-Veo que tienes el corazón duro como la piedra. Ojalá que todo tú te conviertas en piedra.

Y en ese momento el gigante quedó petrificado y convertido en lo que es hoy: en el pico de Aneto.

Las gentes de la montaña aseguran que el peregri­no  era Dios.

14

Otras versiones

Otra leyenda cuenta que el gigante Netú asesinó con una flecha a Atland, encantador de cumbres y descendiente de los míticos atlantes que sostenían el mundo. Como castigo, los dioses lanzaron un rayo contra Netú. El gigante murió y quedó sepultado entre las rocas, dando forma a la cima del Aneto. Dicen que las nieves perpetuas del glaciar son las blancas barbas de Atland.

FDO: ANTONIO CENIZA

MI FIRMA

FUENTES:

http://leyendasquelita.blogspot.com.es/

http://anetoseguro.com/historia/

https://cimanorte.com/

http://javieragra.blogspot.com.es/

https://www.pirineo.com/

 

LEYENDA DE PIRINE Y LOS PIRINEOS (LEYENDAS DE LOS PIRINEOS II)

im1105_Pirineos0114

Entre todas las montañas que arrugan la superficie de la tierra, ninguna hay tan hermosa como la cordillera de los Pirineos que cose nuestra vieja piel de toro que es España al continente europeo.

Es obligatorio conocer los Pirineos: en invierno cuando la nieve suaviza con su tapiz blanco todas las cosas y parece convertir los picachos en blanquísimo algodón. En primavera, cuando la naturaleza juega igual que un niño y revienta de alegría y viste a las montañas con colores que superan nuestra imaginación.En verano, cuando sus azules cumbres se confunde con el firma­mento azul y no sabes dónde termina la tierra y comien­za el cielo.

ARM-20161019-leyendas-del-pirineo-pirene

Y en otoño, cuando sus bosques se tiñen de un color de oro viejo.

Viejo y valioso como las leyendas del Pirineo. Hoy quiero contaros una de esas leyendas. La inventaron los griegos hace muchísimos siglos, cuando ellos confundían la creación del mundo con la lucha de los dioses.

En su imaginación, suponían que el cielo estaba poblado de innumerables dioses que se disputaban unos a otros la posesión de la tierra.

87391

Entre estos dioses había dos especialmente fuertes: Atlante, que tenía como misión sostener las columnas que separan el cielo de la tierra y llevar el universo a cuestas, cargado sobre su espalda. El otro dios fuerte era Hércules, valeroso como nadie pero violento y cruel como ninguno.

Parecía haber nacido maldito y una diosa le envió a la cuna dos serpientes para que lo matasen, pero el bebé las estranguló.

13114

Naturalmente, Atlante y Hércules eran enemigos: eran demasiado fuertes los dos para poder convivir. At­lante, además, era de carácter dulce y pacífico y vivía feliz en su maravilloso reino de la Atlántida. Hércules no tenía patria y recorría todo el mundo sembrando el dolor por todas partes. Y además, Hércules había engañado a Atlante con sus malas tretas cuando fue a robar las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides.

Fue entonces cuando conoció a la más bonita diosa de las Pléyades, Pirene, hija de Atlante, y se prendó de ella. La pretendió como esposa y lo hubiera conseguido porque nada parecía imposible para él.

(FOTOS SUPERIORES: PYRENE O PIRENE)

 

Pirene adoraba a su padre y se juró a sí misma que nunca consentiría al amor de Hércules.

Tal vez la destrucción de la Atlántida se debió a ese amor no correspondido. Desairado Hércules por la es­quivez de Pirene, en un arrebato de cólera, partió con un golpe de su clava el monte dando lugar a lo que hoy llamamos el Estrecho de Gibraltar. En los dos extremos plantó sus columnas, Calpe y Abila y el agua del Medi­terráneo se precipitó sobre la Atlántida, anegándola. En­tonces fue precisamente cuando aparecieron todas las islas del Mar Egeo, al vaciarse casi el mar.

Todo pereció en la idílica Atlántida. Hay quien pre­fiere pensar que, por el contrario, todo el continente continuó su vida debajo del Océano protegido por una inmensa bóveda de cristal y que hoy es más hermoso que nunca. Sobre la bóveda se cubrió de sargazos para ocultarlo con sus algas a la miradas de los curiosos y un día, no muy lejano ya, volverá a imperar sobre la Tierra. La leyenda se da aquí la mano con la ciencia ficción y con los extraños fenómenos del mar de los Sargazos y el Triángulo de las Bermudas.

pirene-y-hc3a9rcules

(FOTO SUPERIOR: HÉRCULES)

Sin embargo la bella Pirene consiguió escapar de la catástrofe. Huyó más allá del jardin de las Hespérides y se refugió, acogida por los pastores, en las más hermo­sas montañas del mundo que recibieron su nombre.

Hércules, desorientado, empezó a recorrer el uni­verso en busca suya. Jamás renunciaría al amor de Pirene.

Al llegar la noticia a los oídos de la diosa, temero­sa al mismo tiempo que llena de despecho, encendió los montes prefiriendo ver todo arrasado y aceptando su propia muerte antes que caer en los brazos del poderoso y caprichoso dios.

Hay poetas que aseguran que la inmensa pira dio el nombre al Pirineo; y no les vamos a quitar la razón ya que su inspiracion es hermosa y además la palabra PIR significa fuego.

Hércules llegaba de Italia, siempre buscándola, y de realizar sus famosos doce trabajos al servicio de Euristeo en penitencia por su violencia y locura que le llevaba a matar a todos los que amaba aunque fueran sus propios hijos.

De lejos vio la terrible humareda del Pirineo que se elevaba hasta lo alto del cielo. Imaginando la tragedia, a grandes zancadas se dirigió a nuestras montañas.

Llegó al atardecer cuando ya todo era una inmen­sa ascua: los bosques ennegrecidos y sus árboles retor­cidos convertidos en carbón. Empezó a rebuscar por todos los recónditos parajes, valles, grutas y colinas, orientándose por lo único que no ardía: las lágrimas de Pirene que salpicaban la montaña y se quedaban cristalizadas en los inmensos ibones de azul intenso que todavía podemos hoy contemplar.

Sólo al llegar la madrugada pudo encontrar a la diosa de sus amores. Quiso rescatarla del incendio pero ya era tarde: estaba agonizando y entre los estertores de la muerte se la veía sonreir con gesto de triunfo por haber podido burlar al hijo de Zeus. Jamás ni ella ni su monte se someterían a nada ni a nadie.

leyenda pirene-muerta

(FOTO SUPERIOR: Hércules llevando muerta a Pyrene)

 

Hércules quedó desolado. Y dicen que entonces se le vio llorar. Era el primer, el único fracaso de su vida caprichosa. Y lloró de rabia y de dolor junto al cadáver de Pirene.

leyenda pirene-rocas

Se juró a sí mismo que la Hesperia tan amada por él, entre todas las naciones, quedaría para siempre marcada por la señal del amor imposible: las Columnas de Hércules mirando a Africa y a la Atlántida sumergida, al sur, y el altivo Pirineo en el otro extremo.

Tomó con infinito cariño a Pirene y le enterró allí mismo. Y allí le preparó su colosal mausoleo. Llamó a gritos a los Titanes y con ellos y con sus propias manos cogió las gigantescas rocas y montañas calcinadas y las fue apilando una a una hasta dejar acabada una inmensa cordillera que desafiaba hasta los cielos y que para siempre se llamaría Pirineos en memoria de la hija de Atlante y como símbolo de la tencidad y del amor a la independencia.

leyenda pirene-hercules piedra

(FOTO SUPERIOR: Llevando piedras para su tumba)

Y sobre su informe crestería desafiante colocó un sudario blanco de nieve purísima. De ese Pirineo, forja­do en el fuego, la pasión, la fuerza y la libertad, nacería un pueblo heredero de dioses, fantasías y amor.

FDO: ANTONIO CENIZA

MI FIRMA

FUENTES:

https://webquestceiplapatacona2.wordpress.com/

https://www.nevasport.com/

https://historiaragon.com/

https://elmiradordesantacruz.wordpress.com/

https://www.planesqui.com/

https://arcadiomontoto.wordpress.com/

LEYENDAS DE SANTA ELENA Y EL VALLE DE TENA. LEYENDAS DE LOS PIRINEOS I

En Biescas, a la entrada del Valle de Tena, encima de un fortín militar que gracias a Dios está en desuso desde hace mucho tiempo, se levanta como una atalaya la ermita de Santa Elena. Desde ella se domina perfec­tamente el estrecho congosto del Gállego, único camino hacia Francia. Su pequeña pero airosa torre puntiaguda se divisa desde todos los sitios.

photo_2020-01-27_07-55-54

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL AUTOR: ANTONIO CENIZA

©CENIZA777

 

(FOTOS SUPERIORES: FUERTE DE SANTA ELENA)

 

Todos los años, una nutrida procesión que llaman “de las Cruces”, sube hasta la ermita. Va por el camino viejo, a la orilla izquierda del río. Hasta tres veces al año es costumbre subir en romería al santuario: el tercer día después de la Virgen de agosto, el 13 de junio, día de San Antonio y además ocho días antes de esta fecha, que es el día de las Cruces porque todos los pueblos de alrede­dor acuden a ella con su cruz parroquial al frente.

El camino es tortuoso, empinado y a veces bordea casi el abismo. Aquí y allá quedan todavía algunos ves­tigios de una (o varias) calzada antiquísima, probablemente anterior a la dominación romana que nunca con­siguió ser plena en el Pirineo.

Algo antes de llegar al “Puente del Diablo”, en el Acrucifierro, los romeros se detienen junto a un pedrus­cón a orillas del camino. Tiene forma de rústica butaca, con su respaldo y todo.

Se llama “la silla de Santa Elena” y es que la tradición dice que en ella se sentó la santa a descansar, después de apagar su sed y lavarse los pies en la fuentecilla que mana unos cuatro metros más arriba de la silla. La fuente se conserva en perfecto estado, y por supuesto también la silla.

fuente de la silla 2

Pocas mujeres en la antiguedad latina han estado tan rodeadas de leyendas como Santa Elena, la esposa de Constancio Floro, que fue luego cristiana penitente y finalmente madre del Emperador Constantino el Grande y emperatriz ella misma.

Lo más importante de su vida y lo que le dio mayor fama parece haber sido la expedición a Jerusalén, en pleno siglo IV, en busca de la Cruz del Salvador. De ahí que su culto se relacione frecuentemente con la Cruz.

Precisamente, excavando en el monte Calvario de Jerusalén encontraron no una cruz, sino muchas ya que era el lugar en donde se ajusticiaba, crucificándolos, a los malhechores. Era difícil adivinar cuál era la auténti­ca cruz de Jesús y entonces a la santa esperatriz se le ocurrió lo que podría ser una prueba definitiva. Había en la expedición un soldado de su escolta que había con­traído la lepra en el viaje. Elena hizo que tocara las diversas cruces que habían encontrado y al llegar a una determinada, solamente con rozarla quedó instantánea­mente curado de la enfermedad maldita. De esta manera se descubrió la que empezó a llamarse desde entonces “Vera Crux”, la cruz verdadera.

Entre las muchas leyendas antiguas referidas a Santa Elena, contamos con una, preciosa, en el Alto Aragón, y más concretamente en el valle que nos ocupa en donde se le tributa especial veneración y no es para menos.

 

(FOTOS SUPERIORES: ERMITA DE SANTA ELENA, BIESCAS)

 

Perseguida por cristiana, antes de la conversión de su hijo al Cristianismo tras la batalla de Puente Milvio que ganó a los bárbaros del norte gracias a la Cruz, Elena huyó a Francia y de ahí a España. Y aquí llegó, tal vez con la intención de trasladarse luego a Inglaterra de donde era oriunda, y se refugió en las anfructuosidades del Pirineo.

1200px-Francesco_Morandini_-_Saint_Helena_-_Walters_371096

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Flavia Julia Helena, también conocida como santa Helena o Elena y Helena de Constantinopla)

Pero sabía que sus enemigos no iban a dejarla tran­quila tan fácilmente. Por odio a lo cristiano. Porque temían su influencia materna en el Emperador que podía llegar a abandonar los dioses del Imperio, como efecti­vamente sucedió más tarde. Era para ellos importantísi­mo capturar a Elena y seguían su pista con tenacidad. Y tras sus huellas llegaron también a España y al Pirineo.

Y sigue la leyenda diciendo que unos labradores estaban sembrando mijo en un campo cercano cuando la vieron sentarse agotada en la piedra. Al ver su tristeza y abandono se acercaron a consolarla. Ella les explicó la persecución de que era objeto a causa de su fe en Jesu­cristo. Les habló con tal dulzura y convicción del joven Maestro muerto en la cruz que aquellos fueron los primeros cristianos de Aragón. Ellos le indicaron el camino de una cueva muy oculta en donde podía escon­derse. La santa les agradeció su acogida y sólo les pidió que si llegaban por allí sus perseguidores, que no la delatasen. Pero que tampoco les dijeran mentiras, por­que el embustero no puede agradar a Dios. Por fin, reanimada, siguió su camino monte arriba buscando el cobijo de la gruta que le habían indicado los labradores.

Por un milagro divino aquella noche creció y floreció el mijo del campo que habían sembrado los campesinos el día anterior. Cuando aparecieron los perseguidores y les preguntaron si habían visto a Elena, ellos contestaron que sí, porque no podían mentir: que había pasado por allí el día en que ellos estaban sem­brando ese campo. Esto les desconcertó completamente ya que creían estar muy cerca de ella, y pensaban con razón que el mijo tarda unos cuantos meses en dar su cosecha.

Naturalmente, no pudieron encontrarla. Y eso que estuvieron muy cerquita de ella: en la misma entrada de la gruta. Pero aquella noche, una araña había tejido su tupida tela en la misma entrada de la cueva con lo que ellos desistieron de entrar. Santa Elena pudo escapar y más tarde sería coronada Emperatriz.

Las gentes del valle edificaron una ermita junto a la cueva que le había servido de refugio y al lado brotó “la Gloriosa”, fuente de agua intermitente que los tensi­nos aseguran que tiene propiedades curativas.

 

(FOTOGRAFÍAS SUPERIORES: LA GLORIOSA)

 

La “Gloriosa” siempre ha estado rodeada de mis­terios; es imposible saber cuándo va a manar. Cuando lo hace su caudal es abundantísimo, más que todas las demás fuentes intermitentes que se conocen en el valle.

 

 

(FOTOS SUPERIORES: VALLE DE TENA, ALTO GÁLLEGO,PROVINCIA DE HUESCA)

Y cuenta otra leyenda que un vagabundo de esa comarca peregrinó a Tierra Santa por un voto que tenía ofrecido al Señor. El viaje fue muy historiado ya que estuvo a punto de caer en manos de piratas. Pero al cabo de unos meses, con su bastón y su calabaza de “palme­ro” pudo llegar a Palestina.

Como todos los penitentes, también él bañó sus pies en el río Jordán, en el sitio en que la tradición asegura que fue bautizado Jesús. Pero tuvo la mala suerte de perder el bastón que había tallado con verda­dera ilusión para que le acompañara en su caminata.

Aunque algo contrariado por el percance, volvió a España y a Biescas. El viaje le había impresionado mucho y deseaba dedicarse a Dios. Un día subió a la ermita de Santa Elena para rezar y allí se quedó de ermitaño.

Pasados unos meses, en una de las inesperadas apariciones de la “Gloriosa”, con el agua que manaba apareció ante sus ojos atónitos su bastón perdido en el Jordán.

FDO: ANTONIO CENIZA

photo_2020-01-27_07-56-02
mi-firma
photo_2019-11-15_11-27-24
PÁGINA WEB: ANTONIO CENIZA
photo_2020-01-21_22-22-10
PÁGINA WEB: MISTERIOS GALICIA G.I.M.G (GRUPO DE INVESTIGACIÓN)
74584423_2672196189506422_8818045042439487488_o
PÁGINA FACEBOOK: MISTERIOS GALICIA G.I.M.G (GRUPO DE INVESTIGACIÓN)
PÁGINA FACEBOOK: MISTERIOS DE LAS NOCHES GALLEGAS PODCAST RADIO
photo_2019-11-15_19-27-45
PÁGINA FACEBOOK
BRUJERÍA.PARANORMAL.INVESTIGACIONES.MAR. B.P.I.M. 
photo_2019-11-15_11-28-23
PÁGINA FACEBOOK
MISTERIOS , LEYENDAS DE GALICIAY ASTURIAS
PÁGINA FACEBOOK: LEYENDAS DEL MUNDO CENIZA:
PÁGINA FACEBOOK: LOBO BLANCO, MANU GENZOR FOTOGRAFÍA
PÁGINA FACEBOOK: EL MUNDO DEL MISTERIO (G.I.M.G)
photo_2019-11-15_19-29-32
BLOG MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS:
photo_2019-11-15_11-28-43
BLOG: LEYENDAS DEL MUNDO CENIZA
photo_2020-01-22_09-39-11
BLOG BRUJERÍA PARANORMAL INVESTIGACIONES MAR
photo_2019-11-15_11-28-23
GRUPO DE FACEBOOK: MISTERIOS Y LEYENDAS 777:
photo_2019-11-15_11-28-04
GRUPO FACEBOOK: MARIN&MARIN INVESTIGACIONES Y LEYENDAS:
photo_2019-11-15_11-28-08
GRUPO FACEBOOK: VIVENCIAS DEL MAS ALLÁ MAR:
photo_2019-11-15_11-28-12
GRUPO DE FACEBOOK: LEYENDAS MISTERIOS Y VIVENCIAS DEL MÁS ALLÁ:
photo_2019-11-15_11-28-18
GRUPO FACEBOOK: EL MUNDO DEL MISTERIO – G I M G
77287248_157239765662025_4409008422989594624_n
BLOG DE ANTONIO CENIZA:

 

http://www.valledetena.com/

http://www.apartamentosorosalto.com/mitos-y-leyendas-del-valle-de-tena

http://tiocarlosproducciones02.blogspot.com.es/

http://www.santiagonoguero.es/